Un café en Madrid, un bagel en NY

Cafe-con-lecheSiempre he pensado que se podría hacer un estudio sociológico o incluso una tésis sobre cómo los madrileños piden café. Ojo, me refiero a los madrileños específicamente porque cuándo he estado en otras regiones de España, me han mirado raro cuándo he pedido el café tal y como me gusta…  Ya sabréis a qué me refiero.

En Madrid, no es suficiente pedir un café con leche porque siempre vendrá la pregunta del camarero/a (si es que no se lo dijiste antes) de ¿cómo quieres la leche? Templada, caliente, fría, caliente pero con una gota de leche fría al final (así es cómo me gusta a mí… sobre todo cuándo tenga prisa y no tengo tiempo para esperar a que no se me quemen los labios..)

Hay gente que quiere el café con leche largo de café o corto o manchado (manchado… sólo en Madrid… cuándo pasé por una fase de sólo querer el café manchado (durante los primeros años en Madrid hasta que mi cuerpo podía tolerar más café) cometí el error – al estar trabajando en Barcelona – de pedir el café manchado… no sabían qué quería decir esa expresión y tampoco les interesaba cómo quería yo la leche…

Por cierto, en Madrid te echan la leche delante de ti en dos jarras distintas:  una con leche fría/del tiempo y la otra con leche caliente, y así ves cómo te la echan… no te das cuenta lo guay que es esto hasta que vayas a otro lugar y te sirven el café cómo les da la gana…)…

Las opciones de cómo pedir un café con leche no paran allí.

También hay gente con gustos sobre qué tipo de vaso/taza… así que también especifícas si quieres tomar el café en vaso o en taza, y sobre la taza, pues puedes tomarlo en taza grande (lo típico para el desayuno) o en taza pequeña… cualquiera de estas tazas para cualquier estadounidense es un tamaño enano, resultándonos super pequeño.

Luego, parece ser imposible que haya gente que toma el café sin azucar y sin zacarina, así que si devuelves el paquete de azucar (como yo) inevitablemente te preguntarán si quieres zacarina… y normalmente si contestas “no”, te miran raro como si estuvieras cometiendo un pecado.

También hay gente que sólo quiere un café solo o cortado, aunque la mayoría de la gente lo suelen tomar de esta manera después de comer y no tanto a primera hora de la mañana.  Durante mis primeros años, yo tomaba un café con leche después de comer, pero después de darme cuenta que la madre de una amiga mía tenía razón (cuándo le pregunté por qué nadie lo tomaba con leche después de comer como yo, me dijo que es porque después de comer tanto, les resultaba muy pesado tomar tanta leche), así que llegué a acostumbrarme a tomar un cortado.

Y ahora que hablamos de los café, también os comento que todavía me resulta muy extraña que la gente que toma café con hielo, lo toman con café solo (otro ritual en él que se trata de recibir del camarero el café solo en la taza y un vaso lleno de hielo, tu mezclas el café con azucar y con un poco de acrobacia tiras el café en el vaso con hielo, tratando de no manchar todo) pero si pides un café con leche con hielo… nadie lo entiende y para conseguir que te lo sirvan, tienes que pedir un café con leche y por separado un vaso con hielo (porque por motivos que ignoro, un café con hielo es sólo con el café solo… )

En fin… He de decir que desde que Starbucks se instaló (muy a mi pesar) en Madrid, ese concepto ha ido cambiando un pelín…

Bueno, ahora para la contraparte de esta historia….  Siempre he pensado que pedir un café en Madrid es cómo pedir huevos en EEUU (pedir que quieres huevos fritos… no es suficiente, igual que pedir un café en Madrid, será seguida por una serie de preguntas sobre cómo los quieres, si quieres tostadas, con qué pan, etc. etc.) ya que para pedir huevos (para desayunar) hay que saber todas las maneras tan variadas y distintas que existen para tomar huevos en este país (yo suelo pedirlos sólo cuándo desayune con mi padre porque él sabe cómo a mí me gustan y me indica la “expresión” (over easy, basted, over hard, etc.) apropiada.

Pero esta mañana, me he dado cuenta que pedir un simple “bagel” también es parecido.  Para los que no lo sabéis, un bagel es algo típico de NY – básicamente es pan, redondo y con un hueco en medio (en la forma de un donuts, pero es pan y como un donuts puede llevar distintas cosas en el superficie del pan – sésamos, cebolla, etc.

Desde que yo fui a Madrid, se ve que han ido desarrollando las distintas opciones de los bagels porque ahora para los que quieren cuidar la cintura, ofrecen bagels integrales.  Puedes hacer lo que quieras con los bagels, comprarlos recien hechos en una panadería/pasteleria de bagels y comerlos enseguida o llevarlos a casa y congelarlos. El bagel más típico lleva crema (tipo filadelfia) (cortas el bagel por la mitad e igual que a una tostada, echas encima lo que quieras).

Pues ahora resulta que también hay crema baja en calorías, crema con sabor a cebollita, crema con vegetales, crema baja en calorías con vegetales, crema con queso chedar, crema con tomates secos, crema con lo que llamamos “lox” (típico entre los judíos en NY – es parecido al salmón).

El bagel integral con crema baja en calorías

Allison Rohe. Mi desayuno esta mañana: el bagel integral, con la crema bajo en calorías

La otra mañana pedí un bagel con sésamo, y siguiendo la “norma” no escrita entre las mujeres de NY, les pedí que me quitaran la “miga” del interior del bagel, y sin hacer caso a esa misma norma no escrita entre las mujeres, les pedí la crema normal y corriente.  Cuándo lo comí, me pareció que no había comido nada, así que esta mañana les pedí el bagel integral (sin quitar la miga) y la crema baja en calorías… Lo habría pedido con sésamo, pero como lo pensaba comer mientras conducía hacía la biblioteca, no quería que los sésamos se ensuciasen el interior de mi coche nuevo.

Se me olvidó contaros que también puedes pedir un bagel con huevos y bacon o jamón y queso (con un poco de salsa de tomate para rematar la cosa), o para “almorzar” al mediodía, los puedes pedir con lonchas de queso o pavo o jamón o ensalada de atún, etc. Las opciones son casi infinitas…. casi como el café con leche de Madrid. Lo que me he dado cuenta, es que si te equivocas al pedir, o peor – si se equivocan…. igual que pasa con un café en Madrid, equivocaciones con la elección del bagel, puede hacer que empieces el día con mal pie.

Menos mal que poco a poco, voy re-aprendiendo cómo desayunar a la neoryorquina.

Y por qué no comento nada del café por estos lares…. porque echo de menos demasiado el café con leche de Madrid que no tiene comparación con lo que sirven aquí, aunque también lo llaman café.

Menos mal que me regalaron (gracias Gloria y Dani!!) una cafetera antes de venirme para acá… ahora sólo tengo que localizar un buen café…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Costumbres, La sociedad, La vida doméstica, La vida gastronómica, La vida gastronómica: todo sobre el café, La vida social, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Un café en Madrid, un bagel en NY

  1. Rocío dijo:

    Hola Dear: me encantan tus comentarios. descritos, definidos… es un gusto leerte. y te sugiero un tema: ¿qué te parecería hablar de las diferencias entre EEUU y España en la sobremesa? para mí, fue de las cosas peor llevadas. bueno, esta y lo que has comentado del contacto físico: recuerdo la cara de pasmo que puso mi amiga Emilly, cuando tras darme una buena noticia, me acerqué a ella para darle un abrazo, y en ve de una amiga, me encontré una barra de hierro, gélida y rígida.

    Besos.

    Rocío

  2. Ani dijo:

    Un manchado con leche templada, en vaso, y con 2 sobres de sacarina, por favor! Si hay leche semidesnatada, mejor…, gracias.
    jajajajja
    Ah! Y una barrita de aceite con tomate y sal, pero con poquito tomate!
    Me estoy acordando de las tostas de aceite que hacen en la cafetería que estaba cerca de tu trabajo de la calle Hilanderas!! ummmm

    • Ani!!!!! gracias por recordarme de que ahora en Madrid, al menos en algunos sitios, se puede pedir la lecha desnatada o semi-desnatada!! Y ese sitio cerca de la Calle Hileras era lo mejor!!!!!!!! desde luego, tomaría una barrita de pan con tomate y aceite de ese sitio en lugar de cualquier bagel!!

  3. Luis y Graciela dijo:

    Es genial! Mi madre y yo (Graciela y Luis) nos hemos estado riendo de las disquisiciones con el café con leche madrileño y con los huevos neoyorkinos, lo de los beagles nos recuerda al perro de Lourdes, que era de esa raza. Bueno, muchos besitos transatlánticos y que sigas escribiendo!
    Te echamos de menos madrileñita, te mandamos dos besos por lado

    G&L

  4. cuentarina dijo:

    Que pinta mas buena tenía tu bagel…no te quejes tanto!!!jaja. Lo que si entiendo es que eches de menos nuestro cafetín, te cuento yo a mediodía tomo café con leche pero lo pido en mediana, y lo del cafe con hielo te lo explico, el azucar no se deshace si no está el café caliente, por eso te lo ponen en la taza y el vasito al lado con los hielos; y si que lo mejor es un café con leche en mediana sin azúcar ni sacarina, con una barrita de pan con tomate y aceite de oliva y una pizquita de sal por encima!!!Vamos lo que desayuné yo hoy aqui en casa! Besos amiga!

    • Allison Rohe dijo:

      Una barrita de pan con tomate y aceite de oliva y una pizquita de sal por encima…. esto es mi desayuno favorito! Incluso lo preparo en Nueva York, cuándo tengo tomates en casa!! me encanta!! Gracias!!

  5. Jose Reyes dijo:

    están riquisimos¡¡ Desde que los probé hace años en NY, estaba deseando que abriesen un local aqui, y por fin lo he encontrao¡ Os dejo la web, por si alguien quiere pasarse.

    http://WWW.BEIGOLBAGEL.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s