Mirar a la gente… podría tener sus ventajas

Metro de Madrid

La semana pasada cuándo iba en el Metro de Madrid ocurrió algo dos veces que me llamó la atención.

Por la mañana iba en la línea 7 (la naranja). En esta línea los trenes son los más modernos; se tratan de un sólo coche muy largo por lo que puedes pasar por todo el tren si tener que bajarte y subirte de nuevo a otro wagon si quieres ir de un lado a otro, por ejemplo.

No era hora punta así que había varias personas sentadas y poca gente de pie apoyándose contra las puertas.

De repente, pasó por el tren un chaval jóven (de la edad de un universitario diría).  Yo no me habría dado cuenta ni siquiera que estaba allí ni que paseaba por el tren si no fuera que de repente – ya que miraba yo al suelo o cualquier sitio salvo las caras de los demás pasajeros que iban en el metro – vi en la periferia de mi vista que algo negro se había caido al suelo.

Al instante, un señor sentado en el otro lado de la puerta (o sea todavía más lejos del chico que yo, y como el chico iba caminando en el otro sentido se iba alejando) le silbó alto pero el chico no reaccionó y luego una señora de dije, “tiss”, y después otra señora dijo, “eh, niño”… y con eso el chico dio la vuelta. (La señora después le pidió perdon por llamarlo “niño”).

Es que se le había caído un guante.

¿Por qué me sorprendió esta escena?

Porque como ya he comentado, en Nueva York, no miramos a la gente ni nos fijamos en ella… y no por ser fríos o por ser distantes – como muchos de afuera nos caracterizan – sino porque nos centramos en lo nuestro y no nos metemos con los demás… y como ya expliqué también, muchas veces mirar a la gente en NY sólo te trae líos porque puedes ver cosas que no tenías que haber visto…

Tras pasar tanto tiempo a lo largo de los últimos meses en Nueva York, también es verdad que al principio como he comentado en otros posts me costó mucho no mirar directamente o incluso fijamente a la gente, no levantar la vista a ver qué hacía cualquier persona que paseaba por el metro o la calle pero se ve que ya me había acostumbrado porque ahora de nuevo en Madrid, si me noto mirando a la gente (sin al menos disimular!) pues me auto-regaño, me siento mal… incluso un poco avergonzada por semejante comportamiento (ya que rompe directamente una de las normas básicas entre los neoyorquinos)… y dejo de hacerlo… al menos de forma tan directa… jaja.

En la situación con este chico, estoy segura que los pasajeros del metro vieron caer el guante no porque – como yo – lo vieron en la periferia de sus vistas – sino porque estaban observando cada paso de este chico mientras pasó delante de ellos de un lado del tren a otro.

Si no, no explico cómo era posible que tanta gente reaccionó a la vez para avisarle al chaval que se le había caido el guante.

Por la tarde, cuándo cogí otra línea de metro de vuelta a casa, se repitió casi exactamente la misma escena. Y me volvió a llamar la atención cómo tanta gente se había fijado en los pasos de otra persona en el tren lo suficiente como para reaccionar todos a la vez para avisar sobre algo parecido a lo de la caida del guante del chaval universitario.

A ver, no quiero decir que en Nueva York la gente no te vaya a avisar si se te cae algo – porque si lo ve, entonces es probable que te avise – pero lo más probable es que ni lo vea y por lo cual.. no te dirá nada.

Yo confieso que a mí me encanta observar a la gente… realmente es algo que me divierte (sí – a veces – es así de sencillo agradarme…) pero también es verdad que se puede observar a la gente sin que sepa que la estás observando… se trata de disimular un poco, entre otros truquillos que aprendes sobre la marcha…

Pero lo que está claro, es que en estos dos casos en el metro la semana pasada, la atención no buscada que recibieron estas dos personas les ayudó y no les hizo ningún daño…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La sociedad, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Mirar a la gente… podría tener sus ventajas

  1. john dijo:

    Hola… ¿no fue en NY donde un chico se fijó en una chica desconocida en el metro, se enamoró y la “persiguió” a través de una campaña en internet?
    Creo que al final se reencontraron pero la chica no quiso salir con él.
    Oh well… tal vez es mejor fijarse pero no enamorarse :-[

    • Allison Rohe dijo:

      Hola John… un pajarito que conocemos me contó que sigues por Madrid… no sé por qué pero creía que te habías llevado a la family a la UK. Me alegro ver que sigas por estos lares y que tu humor siga igual que antes! Creo que enamorarse en el metro no es muy recomendable… pero qué sé yo!! jaja!! A ver si nos vemos un día de estos.

  2. mortiziia dijo:

    Al menos lo de Nueva York es porque no están mirando. En Berlín sí te miran, pero si pasa algo… apáñatelas como puedas. Una vez me caí encima de un señor porque el metro iba lleno y no pude agarrarme a tiempo y el señor hizo como si no me notara. ¡Me caí de culo encima de él y me miraba como si no me viera mientras yo le pedía disculpas! Otra vez en Berlín, y este episodio fue más lamentable, me intentaron violar en un vagón en el que había al menos cinco personas y nadie hizo nada. Sí miraban, pero como si vieran llover. Es un comportamiento más que difícil de entender, teniendo en cuenta el espíritu cumplidor a rajatable de los alemanes. Te paran por la calle si ven que vas a cruzar un semáforo en rojo y te espían para ver si reciclas correctamente, pero si en el metro te están matando… nada.

    Es curioso que muchos españoles se quejan de la indiferencia hacia otros viajeros que se respira en el metro de Madrid, pero cuando lo comparas con otras ciudades resulta un lugar casi entrañable.

    • Allison Rohe dijo:

      Bueno Mortiziia…. me has dejado totalmente alucinada con lo que cuentas!! Qué horror!! Yo sólo he ido a Berlín para temas de trabajo pero siempre me ha encantado esa ciudad aunque ahora me dejas con otra perspectiva totalmente ajena a la que tenía de los berlineses. Estoy preguntándome cómo somos los neoyorquinos en general en este aspecto…. si le pasa algo a alguien, ¿paramos o no paramos? Afortunadamente, no he vivido muchos casos de este tipo para poder opinar con más certeza pero al fin y al cabo – como supongo que pasa en todos los sitios – suele depender del individual con el que te encuentres. Lo que sí creo que se haría en casi todos los casos es llamar a la policia o ir en busca de ayuda. Tengo muchos recuerdos de pequeña – cuándo apenas íbamos en el metro de Nueva York por la precariedad de la seguridad – yendo en el autobús con mi tia y ella gritando como una loca (desde mi perspectiva de niña pequeña) que “te están robando, te están robando” para avisar a la persona en el autobús que tenían su mano en su bolso para quitarla su cartera… o mi abuela pegando a un tipo que le trataba de robar mientras esperaba el autobús…

      Es muy curioso que muchos españoles se quejarían de esa supuesta indiferencia en el Metro de Madrid… me pregunto qué pensarán cuándo vayan a sitios como Nueva York y es casi imposible conseguir que alguien te mire a los ojos en la calle o el metro! Lo que sí noto, sin embargo en Madrid, es que aunque la gente te mira directamente no suelen reconocer que te estén mirando… quiero decir, ni te sonríen. Yo suelo sonreir en general… de hecho, muchas veces pienso que la gente que me ve en la calle debe de pensar que estoy medio chiflada porque ando pensando en mis cosas e incluso soy capaz de reirme yo solita… y si alquien me mira en el metro y no me quita la mirada… la suelo medio sonreir… pero te juro que la reacción suya suele ser casi de susto… como si a ellos les pareciese mal que le sonriese (también es una táctica mía para que me dejen de mirar…. lo reconozco).

      Por cierto, me alegro saber que a pesar de que nadie hiciese nada para ayudarte que te salvaras de semejante situación en el vagón en Berlín!!!

  3. cuentarina dijo:

    Allison, ya sabes que me encantan tus observaciones, y la de hoy todavía me gusta más. Me veo viviendo en un gran pueblo no en una masificada urbe llena de edificios y de gente vestida de negro. No se si has leido un libro llamado Momo de Michael Ende (te lo recomiendo) no me gusta ser uno de tantos alguien a quien seres vestidos de negro se apropian de su vida y de su alma. A si que en esta ocasión, también, gracias por tu post. Soy una mujer madrileña pero repleta de colores, de amigos y que le encanta relacionarse con cualquiera a mi alrededor!

    • Allison Rohe dijo:

      Me alegro que te haya gustado! No conozco este libro pero lo miraré… ahora estoy leyendo varios libros pero siempre ando buscando otro para empezar cuando acabe uno de ellos! Gracias!!

  4. Elregio dijo:

    En la ciudad de México pasa es un poco como en NY, incluso como dice Mortizia se han dado casos de violaciones en transportes públicos abarrotados de personal.
    Afortunadamente en el resto del país (todavía) no hemos llegado a ese extremo, y es normal cruzar miradas con la gente desconocida y avisar que se les cayó el guante. Muchas veces, al ir andando por la calle, si por casualidad cruzas la mirada con un desconocido es muy común el saludarlo con un buenos días o una simple inclinación de cabeza acompañada de una sonrisa.

    • Allison Rohe dijo:

      Gracias por compartir Elregio!! La ciudad de México siempre me ha intrigado pero también confieso que me impone mucho sólo pensar en visitarla, aunque todavía pienso conocerla un día y visitar a lo buenos amigos que tengo en esa enorme ciudad. Me alegro saber que es otras partes de Mexico se pueda entablar relaciones más entrañables… aunque sean pasajeras. Creo que el poder de una sonrisa es mucho más potente que una mala cara! 🙂

  5. Yo mismo dijo:

    Pues que buena idea esa la de sonreir. Ojalà que esa tècnica cuanto uno se siente observado funcione.

    El gesto hey! y tu que me miras??? Quieres una foto mìa o que??? funciona perfectamente en Latinoamèrica. En Madrid si se hace eso parece que màs te clavan la mirada jaja.

    Bueno, eso es lo que extraño de America Latina, que nadie se fija en nadie.

    No sè si de ese fondo cultural de el fijarse en los demàs se derivan incluso las leyes. Por ejemplo, la ley de transito española obliga a un conductor que ve un accidente automovilìstico parar y llamar a urgencias(policìa, ambulancia, etc). En USA no sè pero en Amèrica Latina y màs los de Sur Amèrica funciona el yo no vi nada, yo no oì nada yo no digo nada y con respecto a los accidentes de trànsito es mejor hacerce de la vista gorda y pasar de largo aunque los muertos o heridos estèn tirados en la carretera y ya cuando se està lo suficientemente lejos se llama a la policìa y se dice a la altura de tal calle o kilometro hubo un accidente, vayan que hay heridos. “Yo solo vì de pasada” generalmente se dice. Y como son otras realidades quienes se acercan a “ayudar” generalmente es a desvalijar a los heridos.

    Un saludo cordial

    • Allison Rohe dijo:

      Hola! Pues sí, yo creo que – como comenté antes a @Elregio – el poder de una sonrisa es muy potente… y si podemos solucionar algo que nos molesta con algo tan sencillo y pacífico como es una sonrisa…pues mucho mejor. No sabía que era leye que nos obligase llamar a urgencias -112- en España. De hecho, es la primera vez que lo oigo. Todo el mundo que conoczo en España son muy proactivos en este sentido… si ven algo raro en cualquier lugar, inclusive la carretera, llaman al 112 (para los que no lo sabéis, es 112 es como el 911 de EE.UU.). Creo que no hay excusa para no al menos llamar la policia…. a veces no se puede o no se debe intervenir en un accidente o un asalto o cosas así, pero llamar a la policia es algo que sí se puede hacer… sobre todo teniendo en cuenta la extensión de los móviles por todas partes y entre tantas personas. Muchas gracias por compartir!!

  6. edu dijo:

    Pues mira que suelo seguir este blog muy a menudo y me encanta lo que escribes, pero con lo de hoy no estoy muy de acuerdo…

    No creo que Nueva York sea la ciudad de las personas anonimas, en cierta forma puede parecer, pero creo que es mas una forma de comportarse que una actitud en si. Y mas habiendo tanta gente de todos lados con tantas culturas diferentes. Te lo digo por que el otro dia me deje un libro en el metro (vivo aqui) y en seguida la gente se preocupo de devolvermelo, o se me callo la metrocard y me la devolvieron al momento un monton de personas forzando un poco la puerta para que no se cerrara. Lo que pasa es que yo creo que en Espana se mira mas a los ojos, cosa que aqui no se estila mucho. A veces si que es verdad que puede ser un poco violento, pero no creo que sea tanta la diferencia en este caso.

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Edu!! Pues me alegro que discrepes conmigo porque así he conseguido que compartas lo que piensas con nosotros!! Muchas gracias!! También me alegro saber que encuentres a los neoyorquinos tan simpáticos y que nos lo hagas saber porque yo creo que también lo son (somos)… como creo que es el caso de la gente en la mayoría de las ciudades de este tipo. Tendrás razón que es su forma de comportarse, y creo que la solidaridad que encuentras por allí en el metro es una característica humana e innata… o así es como me gustaría considerarlo. Yo sí creo que en general la gente de Nueva York es así de simpatica – a pesar de la mala fama que nos atribuye en otras partes de EE.UU. y quizás el mundo – pero eso sí, a mi juicio, cuándo nos enteramos de lo que ocurre en nuestro alrededor. Igual ahora la gente se presta más atención que lo que yo pienso, y quizás también aquí se puede notar un poco cómo las cosas hayan podido cambiar en los últimos años… desde que yo consideré Nueva York mi “base”, a diferencia de ahora que es sólo dónde paso estancias de distintos espacios de tiempo según mis compromisos familiares o profesionales. Por todos estos motivos, espero poder seguir contando con tus perspectivas!! ¡Mil gracias!

  7. Liz M. dijo:

    Como ves, Allison, sigo enganchada de tu blog hasta leer y llegar a responder a blogs antiguos…te cuento: cuando llegué a España me incomodó muchisimo los “stares” de los demas, pero con los años no sólo me han dejado de molestar sino que ahora soy YO quien mira sin verguenza ninguna a los demas! Y te digo, es muy liberador hacer algo tan inocente y natural como mirar a la gente en tu alrededor en comparación con intentar evitar los ojos de los miles de personas a los que nos encontramos todos los dias en esta ciudad tan grande. Despues de las docenas de veces que se me ha caido la bufanda y la gente la cogia del suelo y corria tras mi para devolvermela, creo que si algo peor me fuera a pasar, siempre que haya gente en mi alrededor, estoy a salvo 😛 Da igual lo que digan los pesimistas, en Madrid la gente sí se preocupa y estoy orgullosa de ellos. Viva Madrid!

    • Allison Rohe dijo:

      ¡Viva! Mil gracias Liz por leernos y por tomar el tiempo de leer los textos anteriores y comentarlos, lo agradezco muchísimo ya que cuento con los comentarios vuestros para así alimentar todavía más y mejor el contenido para que no se trate solamente de mis perspectivas o experiencias. Espero poder seguir contando con tu colaboración. Saludos, Allison

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s