Mi falsa identidad española

La original carta de Maceiras

Como estamos en Semana Santa, me iba a haber ido al norte esta semana (a comer ricamente, pasear por el campo y respirar el aire fresco) pero al final entre pitos y flautas por varios motivos esta semana estoy en Madrid y anoche tras dar una vuelta por Antón Martín, salí a cenar a Maceiras, la taberna gallega que está al final de la calle Huertas.

Al llegar, sin embargo, encontramos una cola que se extendía por toda la calle… ya peatonal… así que dimos la vuelta y fuimos a la “otra Maceiras” que está a la vuelta de la esquina, literalmente, de la Maceiras en la calle de Huertas, y curiosamente no suele tener tanta cola… (¿será que ésa no sale en las guias turísticas?). En fin, sin desviarme todavía más.. os recomiendo cualquiera de las dos Maceiras.

La camarera nos apuntó en la lista de la gente esperando mesas, y le di – como suelo hacer – mi nombre de “reservas”: Alicia, mesa para dos.

¿Por qué?

Veréis, lo hago porque sencillamente es mucho más fácil y así evito molestias innecesarias.

Si voy con un grupo o llamo por teléfono para pedir mesa, también es común que pida la mesa a nombre de otro miembro del grupo, en lugar del mío propio o él de mi “identidad falsa”.

Pero si salgo con otra persona que también tiene nombre extranjero, como era el caso de ayer, pues entonces suelo recurrir a mi falsa identidad española, Alicia.

Todo el mundo en Madrid, lógicamente, entiende este nombre; no lo tengo que decir más de una vez; y nunca lo tengo que deletrear. Así que asumo la identidad de Alicia de vez en cuando durante unos instantes.

Me gusta este nombre, y es parecido al mío. De hecho, sería el nombre equivalente al nombre de mi abuela materna, Alice, y a mí me pusieron el nombre que tengo en su honor.

Lo que pasa es que como no me llamo Alicia… pues, resulta que cuándo llaman a Alicia, no suelo reaccionar, como fue el caso de anoche cuándo parece ser que estuvieron llamando a una tal Alicia para la mesa de dos no sé cuántas veces hasta la pareja a nuestro lado, me dijo, “¿no serás tu Alicia?”, lo cuál me hizo reaccionar y me di cuenta que efectivamente…. sí, yo era Alicia!! ¡jijiji!

Me he dado cuenta que el único sitio dónde suelo poder dar mi nombre y dónde no sólo me entienden sino que deletrean mi nombre perfectamente en las tazas para llevar… es Starbucks, pero claro… esto no es sorprendente debido a los clientes que lo frecuentan.

Recuerdo cuándo llegué a España hace muchos años y asumí que mi nombre ya no iba a ser igual… en lugar de ser yo, empecé a ser Alison tal como lo leéis fonéticamente en español, claro… lo cual es una proncunciación bien distinta a cómo lo decimos en inglés… por lo cual, tuve que aprender cómo decir mi propio nombre porque cuándo yo me presentaba como “yo”, nadie me entendía.

El problema, sin embargo, es que no debería pronunciar bien la “ele”, y debería sonar como la “d”… porque en muchísimas ocasiones la gente cree que me llamo o Adison o, incluso, Madison.

Recuerdo una vez hace unos 8 años que por ser cabezota y estar un poco frustrada por no sé qué motivo con el idioma, decidí – cuándo llamé a la sede central mía en otra ciudad de España – decirle a la recepcionista que era yo y le dije mi nombre (pronunciándolo tal como lo haría en inglés) y me pidió al menos 2-3 veces que lo repetiese y al final le dije, “Ana, soy A – li – son”…. a qué me contestó, “oh, Alison, porque no me lo dijiste antes…” en fin… (ya recuerdo porque se lo dije en inglés… es porque siempre me hablaba en otro idioma (ni en castellano, ni en inglés) cuándo sabía que yo no controlaba ese idioma y en un momento débil…opté por actuar de manera inmadura y bajarme a su nivel… lo confieso…).

También recuerdo con humor como durante años mi ex-casero me llamaba Allison – tal como suena fonéticamente en español, es decir: Allí – són. Cuándo me conoció me llamaba Alison, pero al ver mi nombre escrito en el contrato, cambió su pronunciación y a partir de entonces me convertí en Allí-son en todas nuestras conversaciones. Me resultó super cómico, ese señor era todo un personaje.

Recuerdo hace unos tres años cuándo activé el contestador del móvil y grabé mi nombre para el buzon de voz y lo grabé con pronunciación inglesa, y al final en lugar de tener recados “normales” de amigos, recibí mensajes de amigos preguntando a quién habían llamado… al final cambié la grabación porque los comentarios eran incesantes y también me di cuenta que era demasiado tarde empezar a imponer que se acostumbrasen a oir mi nombre con otra pronunciación, es decir, con la proncunciación “original”.

¿Tenéis otras identidades?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La comunicación, La comunicación: por teléfono, La vida social, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Mi falsa identidad española

  1. john dijo:

    Yo tengo 2 nombres falsos y los uso dependiendo de la ocasión. El primero es “Elvis” que uso sólo para Starbucks. No se porque lo elegí… tal vez pq me hace gracia la expresión de “pausa” que ponen antes de escribir Elvis en la taza de café. El otro es “Jochan” que lo uso únicamente cuando voy a un 100 Montaditos. El nombre Jochan viene de cuando mi hija Leah intentó escribir mi nombre la primera vez. Tenía un tercer nombre falso, pero no lo uso en España… es sólo para uso en UK. Durante 3 años firmaba el registro diario de la Uni (Bristol) como “C.O. Jones”. Suena un poco Gales, ¿no?.

    • Allison Rohe dijo:

      jaja, que payaso eres. Ya me gustaría a mí ver la expresión en Starbucks cuándo le dices que te llamas Elvis… y no me imagino cuántas veces tienes que decirles “Jochan” en 100 Montaditos!!! Me parto, pero eso me hace recordar de una temporada ( varios meses después de septiembre de 2001) cuándo me inventé – con la ayuda de un amigo mío – otra identidad para no tener que decir que era de Nueva York… de repente me convertí en una canadiense (a pesar de nunca haber pisado Canadá) y así viví feliz de la vida durante unos meses… pero mantenía mi nombre y, cuándo me hacía falta, mi falsa identidad española también. Lo del nombre que usabas en Bristol… me tendrás que explicar en otro momento!! 🙂

  2. Gretchen dijo:

    Me da mucha risa. No sé si se puede imaginar la dificultad que tenían los españoles con mi nombre pero fue un horror. Mi nombre es un poco raro en inglés pero para los madrileños–casi imposible. Deletreé mi nombre casi cada vez que conocí a una persona nueva y al final, no pronució bien mi nombre. Normalmente si sabían un poco de inglé, me llamaban “chicken” o “kitchen” pero casi nunca era yo Gretchen. Debía haber adoptado una falsa identidad.

    • Allison Rohe dijo:

      O sea, chicken o kitchen?? no creo que vuelva a quejarme de Adison nunca más después de oir esto!! jajaja, pues vaya… ya veo como “Gretchen” sí provocaría unas versiones bien curiosas de tu nombre! Sí, igual que nos hicieron a nosotros en el colegio – ponernos nombres españoles en las clases de español (en las que también asumía el nombre de Alicia) – recomiendo lo de adoptar si no una idenitidad falsa, al menos un apodo corto y pronunciable.

  3. Gina dijo:

    ¡Que gracioso! Me encantó esto de Allí-son. Jajaja. Lo mío no es tan normal y corriente ni tan extraño por aquí que hay muchos problemas- creo que solamente una vez en serio algien me llamó “jina” – uf…es peligroso esto! Casi siempre me dicen “Ahhh como Gina Lolobrigida!” (la actriz italiana). Cuando voy a Starbucks o cualquier lugar parecido, nunca sé que decir. ¿Doy otro nombre/identidad? ¿Doy mi propio nombre y lo deletreo? Casi siempre digo “Gina, g-i-n-a” porque no es tan difícil. Pero mi favorito tiene que ser con Liz. Como el caso de tu casero, cuando ella dice “Soy Lis” ya esta, sin problemas. Pero es cuando otros ven su nombre escrito que siieeeeempre – y desde este punto no pueden cambiar – sale “Lith”. ¡Qué enfadada se pone! Incluso que ahora, si no es algo oficial, escribe su nombre con ‘s’ en vez de ‘z’. Pobrecita. Ja!

    • Allison Rohe dijo:

      A qué sí!!!??!! Me parto con la idea de Liz como Lith! Pobrecita, pero todavía no supera kitchen o chicken cómo era el caso de la pobre Gretchen!! Me encanta cómo te asocian con Gina Lolobrigida.. no sé quién es (sí, soy ignorante con estas cosas…) pero me recuerda de cómo en el verano del ’94 (creo…uff.. cuánto tiempo!) no tenía tantos problemas porque en aquel momento Melrose Place era una serie super popular en España y al oir mi nombre todos dirían, “ah, claro… como en Melrose!”… jaja
      ¡¡Gracias por compartir!!

  4. juan dijo:

    Hola Allison.
    Te voy a contar una anecdota sobre nombres. Tengo un amigo que hace años estuvo en el ejercito en la infantería de marina y estando en el campo de maniobras de “el retín” (cádiz)coincidió con marines norteamericanos, en unas maniobras conjuntas, bueno pues, acabó charlando con alguno de ellos y cuando les dijo su nombre los marines se partían de risa. Mi amigo se llama Jesús Marín 🙂

  5. Santiago Artiles dijo:

    Yo soy un canario q vive en Trondheim,Noruega y estoy haciendo un trabajo en la universidad sobre prejuicios de nuestra identidad.Por lo q despues de leer todos los comentarios solo aclarar q aqui lo q se habla no es de identidad ni nada por el estilo.Yo creo q el uso correcto o mejor sonante es el de adapatarse al lugar,y en este caso, a cada uno de los rincones de España al q vamos a visitar,y por ende,España no tiene un buen nivel de inglés en sus ciudanos como deberia tener en comparacion con paises mas situados al norte de Europa…preguntadle a los ministros españoles de cultura de antaño el por qué,cuando España ha sido uno de los paises mayor visitados en los ultimos años por turistas de todo el mundo:)!!.Si bien es cierto,es una cualidad de los q han opinado de adaptacion al contexto.Lo de la identidad creo q va mas arraigado con los sentimientos y la nostalgia q produce,el no poder expresar lo q uno siente o desea en el mismo contexto en cada parte del mundo,y en este caso se habla de España.El sentimiento de identidad no nace en el pais de donde nacemos sino nos acompaña y aflora en todos los paises a donde viajamos..y aqui ha sido mas bien objeto de comentario el destello de inteligencia social de cada uno de los hablantes..por eso el dicho q dice” Los honestos son inadaptados sociales”..un saludo a todas/os.
    Santiago,Las Palmas.

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Santiago, bienvenido!! Muchas gracias por tus comentarios y por compartir tus perspectivas, y perdónama la tardanza en contestar – he estado de viaje. Gracias de nuevo, saludos, Allison

  6. lena dijo:

    Hola Allison,
    Tengo un ejemplo excelente, se trata de una amiga y colega que se llama Phoebe, te puedes imaginar todas las variantes que ha oído aquí en España, pero para mi la mejor fue una señora que le decía “Bifi”.
    Mi propio problema es que siempre me quieren llamar “Elena”, tanto oralmente como por escrito. Desde que vivo en Madrid me he acostumbrado a siempre decir “como Elena pero sin e”.
    Me encanta tu blog, acabo de descubrirlo por una amiga que mencionó la entrada sobre “Yes, we want” que tanto nos duele en los ojos y oídos cada vez que nos enfrentamos a ella.
    Saludos,
    Lena

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Lena – Bienvenida a nuestra comunidad!! Mil gracias por darte una vuelta por el blog y sobre todo por dejarnos esta experiencia tuya con los nombres. Espero que te animes a seguir comentando aquí o en el facebook. (Por cierto, hoy no sólo ya me he encontrado con los carteles de la campaña de Yes, we want en el metro, sino alguien sentado en frente de mí en el metro iba leyendo el 20 Minutos y también hay anuncios – bien grandes porque lo vi desde el otro lado del tren – en él… no hay escapatoria!!! es tremendo… creo que no se dan cuenta lo doloroso nos resulta leer esta “frase” y oirlo tan a menudo…).
      Muchas gracias y saluditos,

  7. Liz M. dijo:

    Jo Allison, qué temas pones aquí!! Estoy enganchada a tu blog y acabo de ver el mensaje que puso Gina de mi!! Mi historia es igual a la tuya: los españoles pronuncian perfectamente bien mi nombre hasta que lo ven escrito, y desde ese momento tan magico, me llaman “Leeth”, es tan increible que todavía no consigo entenderlo…Casi siempre alguien dice “Ah, como Elisabet Tailoooor!” Una vez, cuando una chica no entendía lo de “Liz” y al final me dí por vencida y le dije “Elizabeth”, respondio “Aaaah, Isabel, vale” como si me quisiera corregirme porque lo de Liz y Elizabeth no existía en su vocabulario…Es verdad lo que dice Gina, ni se me ocurre escribir mi nombre con zeta, en Madrid soy y seré para siempre “Lis” 😉

    • Allison Rohe dijo:

      Gracias “Lis”!!! Me alegro un montón que te esté gustando el blog, y mil gracias por entrar en las conversaciones y dejarnos tus experiencias y perspectivas! Saludos,

  8. Alroy dijo:

    A pesar de que hace tiempo que no se comenta, les traigo una anecdota.

    Mi nombre real es “Alfredo” un nombre puramente español (Alfred en UK, USA, ect.) pues cuanta casualidad que para ser un nombre español a la mayoria de las personas se les olvida y acaban llamandome “Alfonso”, “Alberto”, “Alvaro” o incluso llegando a casos tan extremos como “Juan”.

    Por eso hace tiempo que decidi que si nadie recordaba mi nombre no les importaria llamarme por mi “verdadero nombre” entendiendose como aquel nombre que aparece en la mayoria de los sitios donde pudiera aparecer, el nombre que elegi es “Alroy Phalas” que a todos los efectos es mi nombre irlandes.

    Gracias por esta entrada y espero seguir leyendo historias divertidas.
    Saludos.

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Alroy o Alfredo! Muchas gracias por dejar un comentario! Ya ves, a pesar de tener el blog aparentemente abandonado, no es así, sólo que en estos meses no he dado abasto con todo y he tenido que aplazar la actualización del blog hasta que consiga quitar de encima un par de proyectos. Me ha encantado este comentario porque te tengo que confesar… que SIEMPRE he tenido problemas a la hora de recordar los nombres de cualquier español cuyo nombre empieza con “A”… ya que SIEMPRE se me confunden los nombres que has mencionado como Alfonso, Alberto, Alvaro o, incluso, Adolfo! No sé por qué pero veo que no es sólo un problema mío! Lo siento mucho por ti pero te aseguro que tu comentario me ha hecho sentir mucho mejor porque ni yo misma entendía por qué se me da tantos problemas los nombres de chicos que empiezan con esa letra! jajaja. Tengo un montón de entradas en la mente y muchas que están a medias y te prometo a ti y a mi misma que en breve empezaré a publicarlas con regularidad de nuevo (no quiero publicar otra y luego desaparecer de nuevo… así que estoy esperando para cuándo yo podré dedicar el tiempo que creo que merece el blog y, sobre todo, la comunidad de lectores! Mil gracias de nuevo y espero seguir contando con tus comentarios. un saludo, Allison

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s