Supervivencia callejera…. ¿la tienes?

HMHNY-Blog

Dicen que los neoyorquinos autóctonos tenemos un sexto sentido, un sexto sentido que nos van inculcando desde pequeños… se trata de saber “andar en la calle”, lo que llamamos en inglés “street smarts“, lo cual se trata de saber todo lo que ocurre en tu alrededor, sin tener que levantar la vista (de manera visible…)

No se trata de ser un heroe o saber defenderte ante un asalto, sino se trata de estar “atento” para evitar el asalto o robo. Puedes ser un cobarde y tener miedo de ciertas cosas y todavía tener los street smarts necesarios para sobrevivir las calles o situaciones de riesgo (por ejemplo, yo tengo miedo de las alturas y no es de mi agrado andar sobre las grietas en las calles… sin embargo, sé portarme en momentos de posible riesgo para tratar de salir de ellos). Igual algunos que me conocéis personalmente, podréis ahora entender mejor cómo es posible que (una persona como yo con estos miedos absurdos) a veces he elegido ciertos destinos para trabajar o ir de viaje que a primera vista no parecían encajar con mi personalidad. 😉

Un neoyorquino bien entrenado en este sexto sentido, sabe quién está sentado al lado suyo en el metro, quién está a su lado yendo de pie en el autobús, quiénes están sentados cerca incluso en el cine y quién está siguiéndole en la calle, aunque sea con varios pasos de distancia…

Sin embargo, no es algo que nos enseñan directamente (a mí nunca me llegaron a poner a prueba si sabía estas cosas…) sino es algo que te van indicando sobre la marcha de la vida… es cuestión de la supervivencia urbana, supongo.

Para mí, venirme a Madrid con este sexto sentido ya bien desarrollado no me sirvió de mucho a la hora de “andar en la calle” por estos lares.

¿Por qué? Pues porque las “normas” de la calle no coincidían con las normas de NY… y estos cambios pueden perjudicar tus instintos.

Tuve que aprender a identificar nuevos y muy distintos patrones de conducta de la cambiante sociedad madrileña y luego aplicarlos a mi “sexto sentido” neoyorquino… pero tardé varios años en desarollarlo, y ahora a veces me temo que ya no lo tengo igual ni aquí ni allí.

Ahora, muy a mi pesar… como he comentando en otras ocasiones, mi sexto sentido a veces me falla en Nueva York, debido a mi propio comportamiento (por ejemplo, mi nuevo hábito de mirar a la gente directamente o saludar a gente que no conozco…), lo cual puede ser arriesgado, ya que no encaja en las “normas del juego de la calle” de allí.

Mientras es cierto que no todo el mundo en Nueva York tiene estos “street smarts“, desde luego toda la gente de mi entorno los tiene, aunque si bien es cierto que a veces también pueden fallar, claro.

Una vez en Madrid, poco después de instalarme en la ciudad, era consciente que me estaban siguiendo, me di cuenta estando en el metro y lo tenía claro cuándo bajé en mi parada, pero cometí un error que me gustaría pensar que no habría cometido en Nueva York.

Me equivoqué de ruta al salir del metro de camino a casa, probablemente por no haber prestado atención suficiente en otras ocasiones sobre cómo eran las calles.

Elegí una calle mal iluminada. En ese caso, me salvó un vecino de esa calle – que justo en el momento que me habían cogido del brazo – bajó a pasear su perro y su presencia asustó al tipo que me había cogido del brazo (el mismo tipo en quiénes zapatos me había fijado en el metro y cuyos zapatos volví a ver cuándo me agarró el codo y se me cayeron todos mis libros al suelo… nunca vi su cara, sólo sus zapatos de color negro que parecían ser super nuevos).

Otra vez en Madrid, vinieron a visitarme mis tios y mi padre. Tanto mi padre como mi tio – los dos criados en un barrio chungo (en aquel momento) del Bronx – se dieron cuenta que cuatro hombres estaban “observándonos” mientras ibamos en el metro, y mi padre y mi tio reaccionaron con tanta agilidad y rapidez que yo apenas me di cuenta de lo ocurrido hasta que estabamos ya en el anden, y los dos evitaron que los cuatro nos robasen. Fue increíble. Tanto ver cómo se levantaron los hombres, como ver como mi padre y mi tio anticiparon lo que iba a ocurrir y manejarlo sin problemas.

Por eso cuándo la gente me pregunta si Nueva York es una ciudad segura comparada con Madrid, suelo decir que es todo relativo.

Jamás en Nueva York ni me han robado, ni me he visto en una situación de riesgo, sin embargo, tiene (y, sobre todo, tenía) peor fama que Madrid en cuánto a la seguridad callejera.

Creo que muchas veces, la seguridad es cuestión de tomar las medidas necesarias y saber cómo portarse.

¿Tenéis street smarts?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La sociedad, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Supervivencia callejera…. ¿la tienes?

  1. Ed dijo:

    Pues es verdad. Creo que los street smarts varían de ciudad en ciudad. Recuerdo que mi amigo Kyle, que él también había estudiado en SLU Madrid y luego pasó un año y pico en Boston, se asombraba ante el comportamiento de los estudiantes, o gente joven más bien, que iban en el T (metro) de Boston. Me dijo él que iban tan campantes, sin prestar la menor atención a sus mochilas, bolsillos, etc. Para mí, después de vivir 4 años en Madrid, díficil me resulta deshacerme de la costumbre de revisar cada dos por tres todos los lugares donde guardo mi móvil, las llaves de la casa y la cartera. Se me ha quedado la paranoia. Claro, que tuve que aprender ¨the hard way¨en Madrid, pero estoy de acuerdo de que los street smarts hay que ajustarlos dependiendo de dónde te encuentres. Y para eso cuesta tiempo y experiencia. Me doy cuenta de que ahora, ya que llevo casi 10 meses en Polonia, rara vez levanto la mirada cuando voy pasando por la calle, especialmente por la noche, cosa por la cual no me preocupaba en Madrid…y menos en ¨suburbia USA¨, donde no saludar al otro está casi mal visto. Me ha gustado el post 🙂

    • Allison Rohe dijo:

      ¡Hola Ed! Gracias por animarte a comentar en el blog, te lo agradezco y me alegro saber que estés en Polonia – tras pasar unos años estudiando en SLU Madrid, aunque yo no conozco Polonia todavía, me imagino que habrá sido un cambio importante en muchos aspectos. Está claro que cada cambio o traslado requiere un período de adaptación a la cultura local… aunque también es cierto que a veces hay algunos que no se acostumbran nunca. Me alegro saber también que te haya gustado el post.

  2. mortiziia dijo:

    Hasta hace poco los tenía superdesarrollados. El haberme criado entre mi barrio de clase baja-inmigración alta y el barrio de mi abuela, marginal total, me ha salvado en varias ocasiones, como la del intento agresión sexual en Berlín que comenté una vez. En Berlín concretamente vivía en mitad del barrio nazi y supe moverme desde el principio con una atención especial a varios individuos que pululaban por el barrio y que identifiqué como problemáticos sin llegar siquiera a mirarlos a la cara. Pero las veces que más rápidamente he reaccionado ha sido en tres tiroteos en la calle en mi pueblo (Marbella is different!!).

    Ahora mismo creo que tardaría bastante en volver a “superdesarrollar” mis street smarts a ese nivel. Llevo unos cuatro años viviendo en sitios donde realmente no ha hecho falta prestar atención especial a nada ni a nadie más allá de las precauciones lógicas que todo el mundo tiene en cuenta, y me he relajado mucho.

    • Allison Rohe dijo:

      Nunca me dejas de sorprender con algunas anécdotas tuyas!!! TRES tiroteos en tu pueblo?? Jolines, si me llegas a decir que tu pueblo era East NY, entonces no me extrañaría, pero vamos… Marbella! Que fuerte!! Me alegro saber que últimamente resides en zonas menos violentas! Gracias por compartir el comentario.

  3. Montse dijo:

    Una vez me abrieron el bolso y me quitaron el monedero sin enterarme de nada y a partir de ahí creo que he estado más atenta a lo que tenía alrededor. Luego en más de una ocasión he tenido problemas con algún tio al entrar en el portal de casa. Recuerdo una vez que se metió uno detrás de mi según abri la puerta, pues iba haciendose el remolón detrás de mi, yo dí la luz y él me adelantó y en ese momento salí rápidamente del portal.
    Llamé a un amigo que me había acompañado casi hasta mi casa y nos quedamos a esperar que saliera el tipo que por supuesto me estaría esperando en la puerta del ascensor (mi portal es enorme, yo le llamo la 5ª Avda). Tardó unos cinco minutillos en salir y claro, los dos nos quedamos mirándole como diciendole “eres un listo”.
    No te digo que me fuera a violar, pero hacerme pasar un mal rato seguro que si.

    • Allison Rohe dijo:

      Madre mía Montse, menos mal que fuiste así de sensata de salir rápidamente y reecontrarte con tu amigo… que susto más grande! ¿Y te ha pasado algo así en más de una ocasión en tu portal? No sé cómo lo soportas, yo ya me habría ido… quizás no después de la primera vez pero desde luego después de la segunda! Y sin trivializar el asunto, no puedo resistir comentar sobre como llamas tu portal la 5ª Avda… me parto, ya ves que encontramos vínculos con la ciudad de NY por todas partes en este blog!! Gracias por compartir la experiencia.

  4. mexiñol dijo:

    Pues como yo me crié en una ciudad relativamente pequeña donde rara vez pasaban cosas extrañas, de los stret smats cero patatero. Luego me vine a una urbe de 3 millones de habitantes (ahora ya somos 4) pero con unos niveles de seguridad bastante altos, solo era cuestión de evitar ciertas barriadas y todo tan tranquilo. Desafortunadamente en los últimos 8 años la cosa se ha puesto negra con lo del narcotráfico, y aunque no me han robado directamente, se que la cosa anda chunga pero no termino de ponerme atento en ese aspecto.

    • Allison Rohe dijo:

      Pues.. pues… qué quieres que te diga… ponte atento! Perdona, no quiero ser pesada pero si tu mismo reconoces que la cosa se ha vuelto chunga, por favor… estáte atento!! ¿Qué haríamos sin tus crónicas de reflexiones en tu blog o tus comentarios en éste? En serio, es difícil a veces acostumbrarse a una nueva realidad. Era difícil explicar a mis abuelos, cuándo regresé de la Universidad y me instalé en Manhattan, que ésta ya no era tan insegura que cuándo era pequeña (o qué cuándo me marché a Massachusetts unos añitos antes a estudiar), pero no sé si será más fácil acostumbrarse al cambio positivo o al cambio negativo. Cuándo has vivido siempre en un lugar dónde la confianza reina, supongo que trasladarte a un lugar dónde la regla es “no confiar”, tiene que ser un cambio radical y difícil de comprender. En fin…. gracias Santy… y cuídate!!

  5. Polo-Go dijo:

    ¿No es ésta regla numero uno para los ‘street-smarts’ en NY, Allision?

    http://bit.ly/d4zBXN

    En serio, admito quedar un poco confuso sobre tu uso del termino ‘supervivencia callejera’ conjunto a ‘street-smarts’. Para mi, el sentido del último es más amplio que seguridad personal; no se si lo he perdido en traducción. Lo entiendo más como lo cito del foro ‘WiseGeek”:

    “…Street smarts can also refer to one’s instincts in regards to high-stress situations, such as navigating city streets via car, bicycle, or on foot. This includes not only knowledge of the urban center or certain locale, but also a working knowledge of how to move through the area safely and often aggressively. This may include knowing short-cuts, quickest means of travel, or even having contacts within the system – such as police officers, street vendors, locals, etc. Knowledge of the area or its history is not enough to qualify as street smarts; the key component of street smarts is practical application.”

    Y no es que quiera rebajar los comentarios fuertes que hayáis relatado sobre los peligros ya encontrados en la calle (¡que rezo no os reaparezcan!). Es que este tema conjunto a mi entendimiento me hace contemplar el qué exactamente constituye ese ‘sexto-sentido’ del que hablamos. ¿Es la suma de los coscorrones que te das del día-a-día en tu hábitat, o mas como te adaptas intelectualmente (porque existen personas que pueden superar uno de estos puntos y todavía fracasar en ‘sobrevivir’ su entorno)?

    Quizás el factor menos percibido de esta ecuación sea el subconsciente. Y creo que el mejor ejemplo que enfatiza tal son las personas que conllevan dos culturas en sus vidas (‘bi-cultural’) al resumir en subrayado que para sobrevivir y avanzar socialmente requieren obtener doble-destrezas para aprender encajar con los vecindarios donde viven, saber como lidiarlos cuando necesario, comprender las frases comunes de uso, costumbrismos, y hasta adoptar vestiduras y gustos personales necesarios para asemejarse- algo que no creo se hace fácil obtener o aprender conscientemente. También me imagino ser difícil transponer ese ‘sentido’ de un país al otro y no terminar luciendo desmañado en uno de ellos- cual es lo que pasa de todos modos.
    ¿Y lo mas fascinante que contemplo con esto? Como ese mismo desarrollo del subconsciente pueda ser el contribuyente a la interpretación que tenemos sobre esa ‘voz’ mental que nos acude a dar aviso cuando existe peligro que no vemos rapidamente, o que nos atosiga a movernos fuera de lo acostumbrado- lo que nosotros luego llamamos ‘adaptación’.

    • Allison Rohe dijo:

      jaja, pero de dónde sacas estas imagenes? Sí, me parece que son muy buenos ejemplos de “cómo reconocer el peligro”. jaja
      Yo creo que tienes toda la razón sobre la confusión de mi uso del término “supervivencia callejera” así que ya que lo has subrayado, te voy a contar cómo surgió el título del post: era un error y despiste mío. Verás, te cuento pero no se lo cuentes a nadie 😉 , muchas veces escribo textos pero o los escribo a medias o a veces sólo escribo una línea en lo que es el espacio para poner el título y los voy guardando como borradores. Lo hago porque me surgen ideas o me proponen ideas y así las guardo para recordar y retomarlas en un futuro. En el caso de este post, el título no iba a ser él que es ahora, pero se me fue la olla y cuándo vi que no había cambiado el título (el título en principio sólo se trataba de unas palabras que en realidad era mi recordatorio del tema…) pues ya se había publicado y para no liarlo (porque al publicar, se publica automaticamente en varios RSS) lo dejé tal cual…. es que soy así de despistada a veces. Así que asumo la responsabilidad por la carencia de sentido en el título… mea culpa. Me ha encantado que lo hayas pillado porque así puedo explicar mi error y la confusión entre la supervivencia y los street smarts.
      Sin embargo, estoy de acuerdo con que existe una diferencia entre la supervivencia y los street smarts, hasta cierto punto. A mi juicio, y lo que traté de transmitir en el post, es que la supervivencia en muchas circunstancias se trata de saber evitar peligros – en la medida que se pueda, claro – y para evitar peligros, es imprescindible tener unos street smarts. El sexto sentido al que me refiero (y más bien cuándo los demás se refieren a los NY-ers), se trata de dichos street smarts. Por un lado, es saber cómo manejarse por las calles, y por otro lado, es tener recursos. Todo, a mi juicio, se trata de lo atento que estés a lo que ocurre en tu alrededor.
      Tampoco lo creo fácil “transponer ese ‘sentido'”, sin perder el ‘sentido’ de nuestros orígenes. Si te entiendo bien, creo que soy ejemplo de lo que comentas… tras tantos años viviendo en Madrid, mi forma de ser o mis instintos han cambiado – y tengo costumbres mucho más madrileños que neoyorquinos, y eso es algo ya inconsciente.
      Sin embargo, también creo que es posible – si fuera necesario – pasar conscientemente por “una más de la sociedad autóctona” en otra cultura o país, pero eso, creo, requiere de mucha preparación previa… y una concentración contínua a la hora de ponerlo en marcha… pero eso es otro tema.
      Gracias de nuevo por tus comentarios y análisis!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s