La quedada familiar – el orgullo y la inmigración

La camiseta oficial de la Cody Family Reunion

Hace un mes, vine a EE.UU. por un motivo que tenía en la agenda desde hacía más de un año. Era un compromiso familiar, aunque decir que era un compromiso suena como algo obligatorio… más bien era un evento familiar que esperaba con mucha ilusión.

Veréis, resulta que varios miembros de mi familia lo estaban organizando desde hacía más de un año y medio. Es algo que igual habréis visto alguna vez en una pelicula de Hollywood, se trataba de una reunión familiar… de toooooda la familia.

Ahora bien, no solemos tardar más de un año en organizar nuestras quedadas, pero es que esta reunión era especial, era la “reunión de toda la familia”. Se trataba de ponerse en contacto con más de ciento y pico miembros de mi familia materna, todos los descendientes de mis bisabuelos que emigraron de Irlanda a principios del siglo 20.

Mis bisabuelos tuvieron 8 hijos (de los cuales mi abuela es una de sus hijas) quienes a su vez tuvieron hijos (de los cuales mi madre es una), quiénes tuvieron hijos (de los cuales soy una), y quiénes tuvieron hijos (de los cuales, los hijos de mi hermana son un par de ellos).

En EE.UU., este tipo de reuniones familiares son bastante comunes y suelen tratarse de grandes grupos de personas que se suelen reunir en parques con picnics y deportes y actividades.

En nuestro caso, al final eramos unas cien personas, y sólo faltaba muy pocos de nosotros. Viajamos todos – desde lugares como son España; Tampa, Florida; Colorado; Long Island (NY); Queens; the Bronx; Pennsylvania; Connecticut; Baltimore, Maryland; Syracuse (NY); y Rochester (NY), entre otros, a pasar un fin de semana juntos en un lugar de Nueva Jersey que mi hermana había encontrado, era un parque privado, dónde ellos – por el precio – ganga – de $37 por persona – te ponían la carpa, la comida y la cena, las bebidas y había un lago enorme para los niños, así como una pista dónde ellos podían pasar todo el día jugando.

Estuvo genial, a pesar del calor que hacía aquel día y a pesar de ser el día que EE.UU. fue eliminado del mundial (vimos el partido en el bar en el parque!…).

Para algunos de nosotros, era la primera vez que nos habíamos visto en más de diez años. Para otros, era la primera vez que nos habíamos conocido jamás. Mis primos eran los super organizadores del evento. Pensaron en todo.

Habían preparado etiquetas para poner nuestros nombres…. (de las que te pones estando en una conferencia)…. y mi prima había pasado no sé cuántas horas horas preparándonos camisetas que hizo específicamente para conmemorar el día. (también algo super típico de estos acontecimientos).

Luego, por supuesto, habían preparado la sección de las fotos, tanto de mis bisabuelos, Patrick y Alice (sí… tengo el nombre que tengo porque soy nieta de Alice, quién a su vez es hija de Alice… ) como de otros miembros de nuestra familia que ya han fallecido o que no podían llegar a New Jersey.

De los 8 hijos de mis bisabuelos, siguen con vida su segunda hija, Alice, que tiene 94 años, y su hijo menor, “el peque”, mi tio Joe que tiene 80 años.

Cuándo les conté a mis amigos en España que me iba a casa porque teníamos una fiesta familiar, muchos me preguntaban el motivo de la fiesta. ¿hay una boda? ¿es el aniversario de alguien? ¿un cumpleaños?

No, no teníamos ningun motivo para reunirnos y pasárnoslo así de bien como lo hicimos, salvo el motivo de… pues, nos apetecía.

Es común, como he comentado, que cosas así se celebra en EE.UU. aunque es la primera vez que lo habíamos hecho jamás en mi familia, y también es cierto que muchas familias tampoco lo hacen porque muchas familias se distancian y pierden las pistas de las distintas ramas de los árboles familiares.

Como casi todos somos hijos, nietos o bisnietos de inmigrantes, creo que esta historia todavía tan reciente para muchos de nosotros, nos sirve para unirnos, y estas quedadas, también sirven para reconectarnos con nuestras raices, algo que muchas veces se agradece últimamente.

Tal como me cuentan la historia, mis abuelos, como la mayoría de los inmigrantes de su tiempo y hoy en día, vinieron a Nueva York en busca de una vida mejor, ya que la situación en Irlanda, digamos, no estaba para tirar cohetes… más bien para huir de ellos!

Mi bisabuela trabajaba limpiando las grandes casas de personas ricas. Un trabajo típico para una mujer irlandesa en aquel momento.

A los irlandeses varones, la única opción era… o el crimen o algo de seguridad. Mi bisabuelo optó por el último, y era agente de seguridad en un banco.

Se conocieron en un baile, se casaron y estaban felices para siempre, claro.

Aunque, su historia también se trata dos personas luchadoras. Mi bisabuela según me cuentan, acogieron a tantos amigos o familiares de Irlanda en su casa que nunca estaban sólo los ya numerosos 10 Cody en la casa, sino más cerca de 12 o 15. “Dónde caben 11, caben 13, y comen también” es una frase que cuentan que decía ella.

Sufrieron la discriminación que se sufre cada grupo u ola de inmigrantes, “aquí no queremos los irlandeses”: “No Irish“, sobrevivieron la Gran Depresión, y dos Guerras Mundiales, y sacaron a todos adelante. Y la vida de mis abuelos, era algo mejor, pero también eran dos luchadores. Mi abuelo tuvo que dejar sus estudios a los 7 años para trabajar y sacar adelante a su familia cuándo falleció su padre, y mi abuela los tuvo que dejar a los 15 años, también para ponerse a trabajar. Luego, tras ser madre, mi abuela llegaría a ser una mujer moderna y no-convencional… y a los 40 años, se puso a trabajar y sólo se jubiló al cumplir los 80.

No solemos hablar de estas cosas, pero conviene recordar las raices a veces, creo.

Ahora con las facilidades de la tecnología y sobre todo con la extensión de social media, nos ha sido todavía más fácil estar en contacto para los preparativos así como seguir en contacto después….. incluso tenemos un grupo en facebook sólo para nosotros, los descendientes de Patrick y Alice Cody, los originarios de nuestra vida/historia en EE.UU. 🙂

Cuándo recuerdo cómo mis bisabuelos y mis abuelos lucharon por conseguir las vidas que querían para sus hijos que me da orgullo ser miembro de su familia. Y aunque no lo suelo reconocer, es algo que han podido hacer, gracias a lo que EE.UU. les ofreció. ¿Fueron discriminados en su momento? Sí. Lo fueron. Pero las leyes (de entonces) les permitieron luchar y buscar su propio camino. Y lo consiguieron.

Y aunque no suelo hacer comentarios de este tipo… voy a hacerlo, porque … pues, puedo.

En momentos como los actuales, cuándo las leyes de la inmigración están en la punta de mira de tantos países (así como los distintos Estados – Arizona, New York, Californa, etc. – de mi país de origen), creo que conviene, también, recordar que la inmigración puede aportar mucho tanto a la historia de un país como la de una familia, pero sólo si se les concede el acceso a la lucha a los propios inmigrantes.

Me imagino que tendréis opioniones al respecto. Os invito a compartirlas conmigo y con los demás, con el mismo respeto de siempre, claro. O quizás me podáis contar si existen estas tradiciones en España o en cualquier otro país… me pregunto si es algo típico de los países creados a base de la inmigración, como es el caso de EE.UU., o si es sólo algo propio a nuestra cultura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Festivos: Sólo en EE.UU., La sociedad, La vida doméstica, La vida política, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a La quedada familiar – el orgullo y la inmigración

  1. Gina dijo:

    Ahh las fiestas familiares! Por parte de mi abuela materna, hay una cada 10 años en un pueblo cerca de Portland, Oregon. Mi abuela era de una familia que inmigró a los EEUU desde Alemania, pero no me acuerdo cuando ni de que generación. Los primeros a llegar fueron a Missouri y después unos fueron a Oregon. Una cosa curiosa de nuestras fiestas es que hay tantas generaciones y tantas personas ahora que no solo somos conocidos con nombre y apellido en las etiquetas, sino que también con un numero como S2.3.5.4. La ‘S’ significa Sander (el apellido de mi abuela y de sus antepasados) y los numeros: 2 por el segundo hijo Sander de este parte de la familia, 3 por la tercera hija (mi abuela) de numero 2, 5 por ser la quinta hija de mi abuela (mi madre) y yo el cuatro. (Menos los ultimos 3 numeros, no sé si soy verdaderamente S2.3.5.4) ¿Complicado? Sí pero por eso tienen este sistema.

    No podía asistir a la fiesta más reciente hace 2 años, pero siempre tienen de todo – incluso una carrera de 2K y un monton de otras cosas. Siempre se llama “Sander Summerfest”. Y claro, por ser una familia aleman, la fiesta siempre tiene lugar en un beer garden.

    • Allison Rohe dijo:

      Gina, vaya lío!! Creo que pasaría el día estudiando los números en las etiquetas en lugar de ver las caras de las personas! jaja… todavía no hemos llegado a ese nivel de conglomeración de los Cody. Me gusta mucho el nombre que le ponéis s vuestra fiesta. A nosotros nos hemos llamado el Cody Clan… la aliteración reina… y el color es siempre el verde como sólo puede ser en una reunión de los descendientes de irlandeses tan irlandeses como eran mis bisabuelos…. Muchas gracias por compartir vuestras tradiciones, me ha gustado mucho saberlo!!!

  2. Anatema dijo:

    La verdad es que se me cae la baba viendo este tipo de celebraciones. Lamentablemente pertenezco a una familia pequeñita en la que además por motivos de enfermedad hemos perdido a bastantes miembros, padres, tíos, etc…
    Así que cuando veo una reunión de este tipo se me cae la baba.
    Es cierto que aquí el motivo para reunir a toda la familia es la excusa de un gran evento tipo boda, comuniones, o cosas similares.
    Pero fíjate la casualidad, que a primeros de Julio paseando un día por el parque Warner comencé a ver un grupo de personas con la misma camiseta donde ponia “El tour de los **** (lo siento pero no recuerdo ahora mismo el apellido) de Tampa a Madrid”.
    el caso es que era una familia enorme con miembros de varias generaciones. Y la verdad es que me quedé embobada mirandolos. Me parecio algo genial y justo ahora hablas tu de eso.

    • Allison Rohe dijo:

      Hola de nuevo Anatema, la verdad es que da gusto venir de una familia tan numerosa y tan graciosa como es mi familia. Lo curioso es que no tengo ni un solo primo hermano por parte de mi lado materno, sin embargo, es mi familia más numerosa, y tengo muchos primos que en realidad son primos hermanos de mi madre, pero con quienes nos hemos crecido mis hermanos y yo. Así como otros primos de mi edad que son los nietos de una prima lejana de mi abuela que fue acogida por mi bisabuela y era como otra hija más de los Cody. Desde luego, pensándolo así, tengo suerte.

      También es común hacer lo que comentas, ir de viaje en grupo con la familia. Hace 4 años eso lo hicimos unos 20 de nosotros para celebrar el 90 cumpleaños de mi abuela. Nos lo pasamos pipa. Fuimos a las Bahamas todos. Es que mi abuela, a su edad, sigue teniendo muchas ganas de pasárselo bien con la familia y de salir de marcha… si fuera por ella, no pararía nunca de organizar fiestas.

      Bueno, piensa que puedes empezar estas tradiciones – si es que te apetece – con tus hijos, o con tu amigos. Yo suelo hacer este tipo de viajes con mis amigas, tanto mi grupo más íntimo aquí en EE.UU. dónde somos 5, como en España dónde somos un grupo de 9. No perdemos ni un año, y a veces lo hacemos varias veces al año (hay que tener parejas que colaboran si tenéis hijos… y las hay en mi grupo) y la verdad es que pocas veces lo hacemos por un motivo en concreto, salvo estar juntas y vernos. Te lo recomiendo!

  3. Ani dijo:

    En mi familia, desde hace mucho tiempo, se reunían mis padres junto con todos sus primos (son un montón); lo llamaban la “primada”.
    En 2009, esa tradición la ampliaron a sus hijos. Es decir, ahora nos juntamos “los pequeños” con esos “mayores”, hacemos una comida en un Restaurante que reservamos entero, y después pasamos toda la tarde juntos.
    Al final de la comida, uno a uno (esta vez además me tocó a mi la primera, para romper el hielo…), se va presentando (los hijos entre nosotros a penas nos conocemos…) y cuenta de qué rama de la familia viene, un poco qué aficiones tiene, a qué se decica, qué espera de la vida, etc… Es muy divertido y está genial, porque al fin y al cabo se trata de “tu gente”…y es una buena ocación para re-establecer lazos…

  4. Polo-Go dijo:

    Suena estupenda tu quedada, Alicia, y espero que todos los miembros del ‘clan’ lo pasaron a lo grande. Muy bonito como has descrito el evento, por cierto…

    Sobre la practica de las reuniones, si lo he visto como común por el país (aunque para mi familia no ha sido tan extensa!). Me imagino que en otros países pueda ser igual de común- especialmente cuando el ‘patriarca’ de la familia decide en su etapa otoñal hacer un llamado por los siete continentes para reunir a los bisnietos (y ellos, en retorno, ven sus posibilidades para quedar bien a una futura herencia, Ha ha!).

    Me ha gustado también como has ligado el tema de inmigración conjunto al origen de tu familia. De veras estoy seguro que muchos aquí en EEUU comparten igual sentimiento al tuyo sobre su estirpe por ser también parte de la legacía del país. Especialmente cuando reconocen los nombres de sus familiares que pasaron inscritos en el registro de Ellis Island es lo que da un gran orgullo que es bien merecido. Y es lo espero también quede en el horizonte para las personas que conozco y he leído en los foros de expatriados en EEUU que andan forjando sus esfuerzos para emigrar al país en su propia y legal manera. Espero que se les conceda una buena oportunidad para luego gozar de tal experiencia.

    Y en ese tono, concuerdo enteramente con tu ultimo comentario. Me alegra lo que haz escrito porque esa condición del que hablas es simplemente el reconocer la historia de nuestro país mismo y entender como este ha sido (que sigue siendo) edificado. No podemos pedir mas sabiduría de nuestros ciudadanos como la que has postrado en tu entrada.

    • Allison Rohe dijo:

      Gracias! Sí, la verdad es que nos lo pasamos muy bien y ya estamos hablando de la siguiente reunión de nuestro creciente clan. Me alegro saber que hayas podido percibir uno de los propósitos no tan directos de este post en particular. Ya sabes que no suelo tratar de tratar de temas de esta índole pero esta vez me salió del alma, y agradezco muchísimo tu valoración del texto – muchas gracias!! No soy partidaria de decir a la gente lo que hay que pensar, sino mostrarles a través de la palabra – en la redacción de historias o incluso a través de algunas imagenes – mi punto de vista. Creo que llegar a los sentimientos de las personas es la manera de llegar a un punto comun de partida – o incluso una identidad común – y de ahí resulta más fácil hacerles ver tu punto de vista y así no les pierdes nada más abrir la boca sin haber tenido siquiera la oportunidad de explicarte o aportar tu opinión … Gracias de nuevo.

  5. cuentarina dijo:

    Que bonito Allison! un detallazo el compartir este encuentro familiar con todos, me encantó!
    Yo soy de gran familia, por parte de padre, no así por la de madre, pero solo nos vemos en eventos familiares que ya van siendo menos y como yo me he trasladado a vivir un pelin más lejos, ya ni eso, este año hubo dos bodas de prima hermana y sobrina de prina hermana y ni siquiera fuimos, con eso de que lo hacen en viernes, pues cualquiera dice en el trabajo que el viernes no vas porque se casa tu prima! capaces de decirte, bueno pues el lunes no vuelvas ya! a si que no nos vemos y yo ni conozco a la mayor parte de los hijos de mis primos. Se va deteriorando la familia por el hecho de alejarte, es una gran pena! Pero bueno, a ver si se implanta lo vuestro aqui y alguno de los jóvenes nos llama y hacemos la KEDADA familiar! Muchos besitos españoles

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Cuentarina!! Me alegro que te haya gustado el cuentito del encuentro! Es una pena perder el contacto con la familia. Creo que hoy en día en nuestra sociedad tan ajetreada y tan dispersa y cada vez más caotica, es bueno sentir que pertenezcas a una comunidad – sea esa comunidad o tu familia o tus amigos o tus vecinos. Cuándo estoy en España, dónde apenas tengo familia, tengo la gran suerte de sentir que me pertenezco a varias comunidades y se agradece. Tengo dos amigos en Madrid – los dos son maridos de amigas mías – que tienen quedadas anuales con todos sus primos…. y son muchísimos, en cada caso respectivamente. No creo, ni siquiera, que vayan ni los tios ni los padres… a lo mejor van los hijos pequeños, pero es algo que oigo cada vez más en España y creo que es algo positivo. Gracias!!

  6. Meggie Rodriguez dijo:

    Hola Ali!! Soy salvadoreña y vivo en Barcelona desde hace un año, llegue hasta este blog porque he conocido mucha gente de inglaterra y de otros paises donde hablan ingles y fue precisamente por tu post de “Buen provecho…. uh” el que entre a tu blog (trataba de decirle eso a una amiga y lo busque en internet) y he leido un par de post mas y me han gustado. Me parecio sorprendente la organización y el alcance del evento que tuvieron en tu familia, en El Salvador, se dan este tipo de cosas (estas reuniones familiares) pero a menor escala jejejeje….. padres, hijos y nietos! ver a los primos que no pertenecen al nucleo familiar (o sea, en mi caso reunirme con los hijos de los hermanos de mi padre) es algo muy raro.
    Me gusto tambien como hablaste sobre el caso de tus bisabuelos y me siento un poco identificada con el tema, estare pendiente de tu blog que me ha gustado mucho!
    Saludos

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Meggie, bienvenida a nuestra pequeña – pero creciente – comunidad!!! Habrás podido comprobar que no hay traducción para “buen provecho”… un simple, “bon appetit” servirá….. o si estás comiendo un plato italiano, también se puede decir, “bon apetito” (o algo así). Así que desde El Salvador a Barcelona!! Pues ya me imagino que tendrás muchas cosas que aportar al blog sobre tus experiencias tanto sobre vivir en Barcelona como sobre cómo te sientes al volver a El Salvador de visita. En EE.UU. hay muchas reuniones no formales entre la familia nuclear como es el caso en España (en EE.UU. nos reuniremos para barbacoas o salir a comer y en España, según mi experiencia, los fines de semana suelen tratarse de comer en la casa de la madre o la suegra….). La experiencia del inmigrante como era el caso de mis bisabuelos desde luego refleja la experiencia de casi todas las olas de inmigrantes hasta la fecha… incluso mi abuelos italianos tienen una experiencia casi igual, salvo que en lugar de ser discriminados por ser irlandeses y hablar el inglés con un acento “raro” fueron discriminados por toda la sociedad por ser italianos y no hablar bien el inglés, además de tener “aspectos oscuros”, etc. etc. Es tremendo cómo se repite la historia y cómo las olas de inmigración siguen castigando las nuevas olas a pesar de haberlo sufrido ellos mismos… porque está claro que una vez que consiguieron establecerse esa ola irlandesa de inmigrantes, dieron la espalda a la nueva ola de inmigrantes en lugar de darles la mano…. algo que me resulta indignante y no aceptable. En fin… seguiremos conversando! Gracias por pasarte por aquí!! Saluditos, Allison

  7. Mariano dijo:

    Te felicito por esta crónica, creo que has puesto el acento de la inmigración a EEUU justo en el punto exacto. Y este es en el de los luchadores que ven a EEUU como el lugar donde poder trabajar, formar una familia y ser felices. Tus antepasados, como muchos emigrantes irlandeses de aquellos tiempos, sufrieron mucho para poder buscar un futuro, no de éxito o de riquezas, sino simplemente digno.

    Debemos estar muy orgullosos de ellos y rendir tributo a su esfuerzo. Imagino que ellos verían vuestra fiesta con satisfacción y probablemente con un gesto de triunfo ya que sus descendientes no sólo consiguieron la aprobación social de los americanos, sino que fueron parte de ellos… pero sin perder sus raíces.

    Creo que los EEUU no deben perder ese calor de acogida que siempre han mostrado al inmigrante, sin embargo las circunstancias del mundo no son hoy las de hace 100 años. No digo que no haya hambre y miseria en muchos países que obliguen a la gente a emigrar y buscarse la vida. Lo que digo es que los valores de sacrificio y esfuerzo no son tan considerados entre nuestros contemporáneos como lo fueron entre nuestros abuelos. Y sólo con esos valores los inmigrantes son un valor añadido y no una carga.

    Cualquier país con un alto nivel de vida tiende a crear una valla de protección a su alrededor que le proteja de posibles peligros que les hagan perder ese status que han logrado con tanto esfuerzo. Y en el momento que ven que peligra, se radicalizan (véase el caso de Arizona, o el aumento de la extrema derecha en Suecia o Noruega).

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Mariano, muchas gracias por leer el post y por aportar este comentario tan enriquecedor a la conversación. Estoy de acuerdo con tus opiniones y agradezco mucho la felicitación por el post. Te confieso que el post empezó siendo un artículo como cualquiera para subrayar un aspecto que creía que resultaría curioso a los miembros de esta comunidad, pero al redactarlo, me salía así… claro está, debido a los acontecimientos cada vez más preocupantes – a mi juicio – en este país y en el extranjero con respecto al creciente movimiento para fomentar el miedo y la división entre personas de distintos origenes. No pretendo convertir esta comunidad en una plataforma para decirle a nadie cómo tenga que pensar, pero sí creo que la manera más efectiva de hacer llegar un mensaje es a través del diálogo de tú a tú…. para que luego, cada uno pueda pensar lo que quiera, sin sentirse – o eso espero – ni ofendido por los comentarios hechos ni presionado a pensar como piensa otro. Yo me esfuerzo a dialogar así, y a veces soy consciente que so siempre lo consigo, pero creo que hay que hacer el esfuerzo. Me parece a mí, que tú escribes siempre de esta manera…. con respecto, con sosiego y con propósito, y te felicito a ti por tus aportaciones a tu gran comunidad de lectores amigos en el blogosfera. Gracias de nuevo por entrar y comentar. Saludos, Allison

  8. Mariano dijo:

    Por cierto, me encanta tu nueva plantilla!

  9. Alexa dijo:

    Saludos Allison… buscando expats di con tu maravilloso blog…. este post en particular me encantó…mi historia es un tanto diferente…yo soy de Ecuador, viví 10 años en New York y ahora vivo en Madrid, desde hace 4 años….así que estas reuniones familiares de las que hablas solo las celebramos cuando voy a mi país de origen…también vengo de una familia bastante extensa así que nuestras reuniones , por lo general, siempre se dan donde el familiar que tenga la casa mas grande, jeje….y como habemos algunos que dejaron el país hace algunos años (como mi hermana, mi madre o yo, por ejemplo) pues, cuando vamos de visita las reuniones familiares son imperdibles y necesarias!….creo que es una manera muy bonita de compartir con la familia, recordar a los que ya no están y conocer a los nuevos miembros….

    Pd; I fully understand your feelings about inmigration because, hey… been there done that…. I love your writing, now you have a follower in me.

    Alexa.

    • Allison Rohe dijo:

      Hola Alexa, muchas gracias por compartir el caso tuyo. Estoy de acuerdo, creo que las reuniones familiares son una manera muy buena para compartir, recordar y conocernos mejor. Mil gracias por los halagos, te los agradezco mucho! un saludo, Allison

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s