Las sabanas y las toallas… ¿seriously?

Bueno, primero pido disculpas por la ausencia tan larga… os aseguro que no ha sido ni por falta de temas, ni por falta de interés. Lo que ocurre es que llevo unos meses de muchos cambios profesionales, personales y geográficos… y resulta que aún durmiendo todavía menos horas al día que dormía antes… no he dado abasto. Lo bueno es que todos los cambios han sido super positivos y no hay nada de que me puedo quejar, así que vamos a reanudar esta comunidad tras este largo verano de “descanso”.

Hoy os hablo de una historia que ocurrió hace un tiempo, pero que me hizo gracia y creo que destaca muy bien algo de nuestras culturas.

El otro día (tened en cuenta que tengo la mala costumbre de decir “el otro día”… cuándo puede haber sido hace unos meses… o más) fui con una amiga mía (en España) a la casa que tienen sus padres en la Sierra de Madrid.  Cuándo volvimos a Madrid, trajimos las sabanas y las toallas con nosotras porque no nos dio tiempo lavalarlas allí en el pueblo.

Planchando sabanas....Al llegar a Madrid, me dijo mi amiga, “dale a mi madre las sabanas y las toallas y las lavará” (he de decir que mi amiga vive en Andalucía y no vino a Madrid o ella misma las habria lavado…) y le dije, “No voy a dar las sabanas que usé yo a tu madre para que las lave, las lavaré yo y después se las daré”.  A que mi amiga dijo, “bueno, vale, como quieras, pero después dáselas para que las pueda planchar”.

Y de ahí…. por primera – y probablemente, única – vez en la vida, yo me veía planchando las sabanas… y las toallas. Porque, claro está, si no le iba a dar a la madre de mi amiga las sabanas para lavar, tampoco le iba a entregar las sabanas para que las planchase ella….

Pero, y aquí sé que muchas de mis compatriotas expatriadas me comprenderán, ¿planchar las sabanas y las toallas?

Os confieso que lavé las sabanas y las toallas sin problemas. Pero lo de plancharlas no me resultó nada fácil (ni agradable) y al final le tuve que avisar a la madre de mi amiga que fue la primera vez en la vida que había planchado sabanas y que seguramente no estaban igual que cuándo ellas las plancha, pero bueno… planchadas estaban.

Después, entendí por qué mi amiga dijo que se las diera a su madre (porque mi amiga me conoce como si fuera mi hermana, y su madre me conoce como si fuera mi propia madre) ya que todos hemos de conocer nuestros límites…. y planchar las sabanas va en contra de cada “onza” de mi identidad yanqui… por muy “española” que tantos digan que soy después de tantos años en Madrid.

Recordad que en EE.UU., al sacar la ropa de la lavadora, la sueles meter directamente en la secadora, por lo que la ropa no se queda tan tiesa como en España.  Planchar prendas como vaqueros, por ejemplo, es algo totalmente impensable (de hecho, ir con vaqueros planchados podría ser motivo de burlarse de alguien en mi país de origen).

Pero en España, no planchar los vaqueros antes de ponérmelos es casi imposible porque se quedan como si estuvieran tostados en la tostadora… no quemados, pero sí tiesos y duros!

Tengo que decir, que las sabanas no se me quedan tiesas y nunca jamás he visto la necesidad de plancharlas en Madrid (quizás se quedan un poco arrugadas…. pero francamente, ¿quién las va a ver debajo de la funda del edredon?)

Podría ver cómo alguien podría planchar la funda del edredón…. pero tampoco lo hago, porque – sinceramente – tengo otras prioridades, y si algo tengo que planchar, será algo que me pondré de ropa, no la ropa de la cama.  Otra amiga mía con quién conviví durante unos años en Madrid, siempre planchaba sus sabanas y la funda de edredón…. debe de haber pensado que yo era una guarra por hacer la cama con las sabanas y el edredon tan arrugados…. se lo tendré que preguntar….

No digo esto para criticar a las – y los – que planchan sus sabanas o toallas. La verdad es que a mí me gustan cómo quedan cuándo esten planchadas; sólo digo que no lo pienso hacer, y tampoco me veo pidiedo a la (ahora inexistente) asistenta que me las planche… porque no sé cómo podría justificar o por qué querría pagar a otra persona para hacer algo que ni valoro ni haría yo misma.  Recuerdo que esa amiga con quién vivía, nunca dejaba ropa para la asistenta para planchar, pero sí le dejaba las sabanas, etc.  Curioso…. desde mi punto de vista “anti-plancha”… jajaja

En fin…. el tema de la plancha en la vida doméstica de las casas españolas es un aspecto de la cultura que no creo que me vayais a ver asumiendo en el próximo futuro… (ojo, me refiero a planchar las sabanas y las toallas, no la ropa de vestir!!).

Tengo curiosidad por saber si los españoles que ahora vivís fuera de España (dónde las secadoras, por ejemplo, son más comunes…. por ejemplo, en EE.UU.) ¿seguís planchando las sabanas?

Y a los norteamericanos viviendo en Madrid u otros lugares de España, ¿plancháis las sabanas? Y por favor, contadme… ¿pedís a las asistentas (las mujeres de la limpieza o tareas domésticas) que te las planchen? Sed honestas…  🙂

También nos lo podéis contar en Facebook aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Costumbres, La vida doméstica, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Las sabanas y las toallas… ¿seriously?

  1. YuYo dijo:

    Yo tengo secadora en casa desde hace poco
    y … no he planchado nunca las sabanas. Las fundas de las almohadas y las sabanas si. Otra gente (no es mi caso) plancha hasta la ropa interior …. Imaginate!!!

    Por lo demas, lo habitual. Los pantalones, vaqueros y camisetas por supuesto. Cuando vivia en USA iban directos a la percha al salir de la secadora. Tambien por que alli teneis la costumbre de colgar las camisetas y aqui las doblamos y guardamos en el cajon.

    • Allison Rohe dijo:

      jaja, mi “madre española” siempre me planchaba la ropa interior también y me resultaba muy “elegante”…. además así es más fácil guardar la ropa porque todo está perfectamente doblado y tan aplazado que cabe todo muy bien y todo queda más bonito en el armario. Gracias Julio!

  2. marcoiris dijo:

    Mi madre plancha todo, y cuando digo todo es todo. Yo plancho lo menos posible. En España tendia la ropa en el tendedero de tal manera que no hacia falta planchar, a penas. Es todo un arte. Y aqui pues no plancho casi nada tampoco. Y menos las sabanas o las toallas! Me gusta la ropa planchada, pero no me gusta planchar. O sea que soy de “la arruga es bella”

    • Allison Rohe dijo:

      Marco, creo que igual tendrás que compartir estos secretos de cómo colgar la ropa para que no haga falta plancharla! Yo tengo mis trucos con los pantalones pero en general, me suele salir todo bastante arrugado… pero también creo que es porque soy muy despistada y cómo tarda taaaaaaanto tiempo las lavadoras en España, se me olvida que la ropa está dentro y se apaga el ciclo y allí se queda la ropa hasta que me doy cuenta…. y para entonces, pues, la ropa está fatal! Me encanta eso de, “la arruga es bella”!! Es genial!! gracias!

      • marcoiris dijo:

        uy, si te queda dentro de la lavadora, eso es lo peor para los que odiamos planchar!!! El truco es tenderlo nada mas que acaba, y darle unas buenas sacudidas y tenderlo bien estirado. Hablo de ropa informal, por supuesto. No de trajes, americanas y demas.

  3. mexiñol dijo:

    Pues mi madre jamás ha planchado ni sábanas ni toallas, y no teníamos secadora. La ropa se pasaba una semana colgada en el patio para secarse tapada con el dichoso plástico. Al final sábanas y toallas se destendían, se doblaban (yo le ayudaba), y al cajón.

    Mi abuela si las planchaba, pero es que eran de esas blancas de algodón gordo, incluso tenía colchones de lana, no veas que circo era el dormir en su casa, al despertar te encontrabas hundido en el colchón, y al levantarte había que “ahuecarlo” para luego hacer la cama.

    • Allison Rohe dijo:

      Veo que tu madre era super moderna!! Me ha hecho mucha gracia la imagen que tu cuento sobre la casa de tu abuela me ha traído a la mente!! Muchas gracias por compartirlo!! Saluditos, Allison

  4. Anatema dijo:

    Yo no tengo secadora pero no plancho ni sabanas ni toallas ni mucho menos ropa interior XDD. De hecho incluso hay ropa de ponerse que si queda estiradita o es de un tejido que no se arruga demasiado tampoco lo plancho. Pero mi abuela por ejemplo planchaba hasta los calcetines y las medias.

    • Allison Rohe dijo:

      Anatema… somos muy parecidas. De hecho, a veces no compro ciertas prendas porque sé que las tendría que planchar… y últimamente si apenas tengo tiempo para dormir, desde luego, tengo menos para planchar!! Gracias por el comentario!!

  5. Olatz dijo:

    Mi abuela plancha TODO, desde trapos de cocina hasta ropa interior… mi madre plancha “lo razonable”, es decir, ropa de calle y sábanas (yo tampoco lo he entendido jamás) y yo plancho todavía menos (lo justo para no pareceruna vagabunda por la calle)….planchar es una de las tareas que más odio y más me cansan, y realmente no plancharía ni las camisas, pero a veces hay que claudicar!

    • Allison Rohe dijo:

      Estoy de acuerdo contigo Olatz!! Está claro que se ve que con las nuevas generaciones dedicamos menos tiempo a esto y más tiempo a otras tareas…. será porque tenemos cada vez más responsabilidades tanto dentro como fuera de casa. Gracias!!

  6. mortiziia dijo:

    Ay, qué risa, me vienen imágenes a la cabeza que no tienen desperdicio. En mi casa (sin secadora) no se ha planchado una sábana, una toalla o una braga jamás, y la primera vez que fui a vivir en un piso compartido me quedé literalmente mueeeeerta cuando vi a mis compañeras sacando la plancha para las sábanas y las bragas. Mentalmente me dije lo mismo: las sabanas, las toallas, las bragas… seriously?

  7. mortiziia dijo:

    *Cuando dijo “mi casa” me refiero a “la casa de mi madre”. En “mi casa” actual, es decir, desde que vivo con mi pareja… planchar es una actividad inexistente. ¡Aquí en NY ni tenemos plancha!

    • Allison Rohe dijo:

      genial… pero espero que no sea porque tienes que llevar todo al tinte!! Tengo el chollo en NY que cuándo vengo a la casa de mi madre, siempre tiene la tabla de la plancha abierta en uno de los dormitorios y como ella no soporta ver la ropa no planchada…. me acuesto y de repente por la mañana me levanto y toda la ropa – incluso las cosas que ni se me ocurriría planchar – está planchada. Yo sí plancho…. pero sobre la marcha. La idea de planchar todo a la vez me espanta!! jaja, gracias!!

  8. Mariano dijo:

    Pues yo hice el tonto y cuando me vine a USA compré una plancha, que está a estrenar en el lavadero. Mi madre planchaba TODA la ropa y no planchaba las alfombras de milagro.

    Luego me aburguesé y tenía chica en casa que se encargaba de esas cosas. Me planchaba la ropa, pero también es verdad que por mi trabajo vestía traje y corbata, por lo que no puedes ir con una camisa sin planchar. Me habría colgado mi jefe (de hecho casi me cuelga cuando le aparecí con un pendiente puesto…).

    Aquí en Seattle no tengo chica porque me cobra más de lo que yo gano. Así que ahora no plancho absolutamente nada, de todos modos aquí nadie plancha absolutamente nada y a mí me parece bien. Total, se “desplancha” nada más ponerte la ropa. 🙂

    • Allison Rohe dijo:

      Estoy de acuerdo Mariano… de hecho, muchas veces mi forma de planchar la ropa es estirarlo mucho y luego ver si al hacerlo se queda lo suficiente “presentable” como para dar la imagen de que durante el viaje al curro en el metro o al sentarme en el coche se ha “desplanchado”…. jajaja. Otra cosa interesante que mencionas y que creo que merece la pena subrayar en otro post es el coste de formarnos parte de la burguesia en España, es decir, contratar a alguien que te haga estas cosas, comparado con el coste en EE.UU… flipante la diferencia!! También añado, que existe un “spray” que puedes comprar en la tienda que echas (como un fus-fus de agua o lo que sea) encima de la ropa y la ropa “se queda planchada” al estirarla o algo así. Recuerdo que en la universidad lo usamos a diario porque desde luego en la universidad ni siquiera teníamos plancha! Lo comprarmos el otro día para ir de viaje y funciona de maravilla!!
      Gracias!!

  9. Polo-Go dijo:

    Interesante, que de veras es alivio leer esta costumbre ser común en el viejo mundo. Ya pensaba hasta ahora que la familia de mi madre era algo majareta!
    Pues ese gran fastidio y devoción vino de mi abuela, que se lo pasó de costumbre a mi madre (en plan de crear un mundo mejor a plancha y tabla) y terminó en mi conciencia como enfermedad incurable (coincidente a otras costumbres de academia militar).

    También coincido con el comentario de la Marcos sobre el arte que demostra su madre al tender la ropa: cuando la pongo en la lavadora, estiro las prendas lo mas cuidadosamente que pueda dentro de la máquina y las apilo todas antes del lavado y luego los sacudo bruscamente antes de tender (claro, que uso una máquina secador pero ya entendéis la idea).

    BTW- El otro día no me llego el aviso de tu nuevo articulo, y por eso mi retraso en comentar : ) So welcome back, Ha ha!

    • Allison Rohe dijo:

      Hola querido Polo-Go… que raro que no te llegase el aviso…. seguramente incluso el sistema de avisos se sorprendió con la reanudación del blog y no estaría preparado para poner mandar los avisos!!! jajaja Veo que has heredado la misma misión que tiene tu madre para crear un mundo mejor a plancha y tabla!! Me ha encantado ese comentario, gracias y graciasp por seguir siguiendo el blog y por aportar tanto a nuestra comunidad. saluditos and thanks, it’s good to be back!

  10. john ortega dijo:

    Been living in Spain for a few years now and I have yet to planchar a sabana…. Never did it in the States either. I consider myself very organized and clean. I plancho mi ropa when it’s needed but nothing more…

  11. Joel dijo:

    Buenas Allison. Acabo de descubrir tu blog gracias a la “ciénaga” de Mariano. Curios la historia de las sábanas. En mi casa, como la mayoría comenta aquí, mi madre no deja milímetro cuadrado de prenda sin planchar. Yo no he planchado en mi vida. Si que es verdad que cuando tiendes la ropa y luego la doblas, está más tiesa que la mojama. Pero da igual. No plancho.

    Ahora llevo 3 semanas en EEUU y entiendo porque mi compañera de piso en España le tenía tanto aprecio a la secadora de su madre en Murcia. Que descubrimiento!! Me encanta.

    Un saludo desde Seattle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s